Las administraciones imponen la cita previa a los ciudadanos pese al fin de la pandemia