Las 5 razones por las que el coronavirus campó a sus anchas en la primera ola en las residencias