La vuelta al cole es una bomba de relojería si se ignora la transmisión aérea del coronavirus