La vacunación contra la gripe se convierte en prioridad al no saber cómo se comportará el Covid