La UE rebaja sus previsiones por la guerra y deja a España a la cola de la recuperación