La situación crítica de los embalses, en su nivel más bajo en 27 años, aboca a cortes de agua