La sexta ola se afronta con un déficit de más de 29.000 sanitarios y la atención primaria desbordada