La segunda ola ya provoca un fuerte repunte de los contagios y la mortalidad en las residencias de ancianos