La sanidad pública española, a la cola de Europa en número de camas de hospital