La relajación de las medidas y la no vacunación: posibles causas del exceso de mortalidad