La provincia de Sevilla está a la cola del país en plazas de residencias para mayores