La presión del Gobierno a favor del separatismo crea un "conflicto insólito" con el Tribunal de Cuentas