La pandemia sitúa bajo el paraguas económico del Estado a más de la mitad de los adultos españoles