La pandemia agudiza la pobreza: 3 millones de españoles no pueden comer carne o calentar la casa