La otra crisis sanitaria: la venta de antidepresivos ha aumentado un 10% a raíz de la pandemia