La otra cara de la digitalización de bancos y eléctricas: los mayores, cada vez más aislados