La ola de calor no frena las infecciones respiratorias: «Esto no lo habíamos visto nunca», dicen los médicos