La OCDE prevé que España registre una de las mayores caídas de los salarios reales este año en el mundo