La nueva cepa desata la alarma mundial por su mayor capacidad de contagio y posible resistencia a las vacunas