La mayoría de los contagiados con la viruela del mono mantuvo relaciones con desconocidos