La luz pulveriza todos los registros y se dispara a 360 euros/MWh, nuevo máximo histórico