La llamada de auxilio de Mariano desde su residencia: comida "deleznable" y temperaturas inhumanas