La lista de espera de dependencia se reduce un 8% y aumentan en 60.000 las personas que reciben prestación