La Junta inspecciona la residencia de Alcalá donde los familiares denuncian carencias de servicios