La inflación se ceba con los asalariados, que pierden ya ocho puntos de poder adquisitivo aunque tengan el cobijo de un convenio