La inflación impacta de lleno en los alimentos sanos y condena a los vulnerables a la dieta basura