La inflación del 10,2% noquea a los pensionistas, que son un 6% más pobres que hace un año