La inflación de la eurozona confirma máximos históricos hasta el 9,1%: los precios se triplican en un año