La inflación asfixia a los pensionistas: las pagas suben un 2,5% frente a precios un 6,5% más caros