La gripe será más dura este año por culpa de las mascarillas y la distancia social