La gran promesa de los viajes del Imserso se diluye: no da tiempo a ponerlos en marcha en septiembre