La factura energética subirá un 30% en 2022 y costará 2.000 euros a cada hogar español