La factura eléctrica del usuario medio sube en julio un 36,2%: casi 23 euros más que hace un año