La factura del gas natural se encarece entre un 86 y un 163% para los usuarios sin la tarifa regulada