La factura de la luz de julio, la segunda más cara de la historia a pesar de la excepción ibérica