La espiral inflacionista se ceba en las frutas estrellas del verano: el precio de la sandía y el melón se dispara