La epidemia de gripe A en plena primavera es otra prueba de que el invierno que conocíamos es cosa del pasado