La energía castiga el verano: el gas sube un 300%, la luz un 250% y la gasolina otro 50%