La elevada compensación al gas castiga a los nuevos clientes del mercado libre