La difícil vuelta a la normalidad en las residencias a pesar de la vacuna