La COVID-19 en los colegios agrava el síndrome de los abuelos esclavos: "Es mi labor, aunque me mande al otro barrio"