La brecha salarial se redujo en 2019 más que en la última década tras la subida SMI a los 900 euros al mes