La avalancha de contagios por la variante ómicron y el avance de la tercera dosis disparan la inmunidad entre la población