La atención primaria se desangra: la falta de inversión y los dos años de pandemia condenan a la precariedad a los sanitarios