Jubilarse dos años antes podrá suponer un recorte de hasta 7.889 euros en la pensión