Israel lleva semanas vacunando contra el coronavirus más rápido que nadie y los primeros datos son realmente prometedores