Gobierno, sindicatos y patronal encaran la semana clave para la reforma laboral y celebrarán reuniones todos los días