Expertos del Gobierno británico ven "probable" que uno de cada tres contagiados muera por una nueva variante