España pierde 157.000 empleos en el tercer peor verano en una década, después del de 2019 y 2012