España perdió los 20 millones de afiliados al cierre de agosto tras destruirse 270.000 empleos en un solo día